OBRAS Literarias

Algunas palabras sobre estética

Concibo el proceso de escribir como una búsqueda. De hecho, siempre que he escrito novelas o relatos cortos, he partido de metido dentro sin que yo supiera causas o significados. Desvelar esa imagen, sus contenidos o referentes, ha sido en muchas ocasiones el desencadenante de mi escritura.

Así, por ejemplo, en el origen de Un trozo de jardín hay un trampantojo pintado en un salón de un carmen del Albaicín donde figura una dama vestida de blanco que lleva un libro -Granada, la bella- en la mano. En una esquina del mural puede verse una dedicatoria, Tibi, tachada en aspa con un objeto punzante. Eso es todo lo que sabía y, en la medida que fui escribiendo sobre esa imagen, pude averiguar que detrás de ella había diversos modos de pasión de difícil regreso.

Y es precisamente ahí, en el proceso de escritura, donde me parece que residen las claves de cualquier estética en el sentido de que escribir tiene mucho de traición a lo previsto. Cuando la lengua se tensa en el acto de comunicación literaria - y si no hay tensión no hay literatura-, adquiere autonomía y la capacidad de encadenamiento de las cerezas, las palabras desarrollan su poder de asociación y empiezan a liberar su potencialidad de significados.

No me interesa la literatura que no intenta huir de lo sabido y sondear zonas de sombra porque opino que el objeto de una novela nunca debiera residir en la mera redundancia, en duplicar la realidad, sino en rodearla para buscarle nuevas perspectivas y ensancharla en el sentido que quería Ortega cuando decía que el escritor debe aumentar el mundo.

Asimismo, y de un modo paralelo, el valor del lenguaje literario tiendo a situarlo en el conocimiento intuitivo, en el propósito de ahondar donde se detiene la rutina de la experiencia común. Ahí, a mi parecer, reside su razón primera, la justificación misma de su existencia.

Hablo de que la mirada en literatura no sería otra cosa sino un subjetivizar la realidad hasta apropiársela de un modo sugestivo y significante. Es decir, convertir lo cotidiano en algo que comunica porque se analiza desde lo no cotidiano, desde una mirada que suma y subraya y convierta en inolvidable algo condenado al olvido.

Si esto se consigue, se conseguirá un lenguaje ajustado, que busca precisiones, pero que, al mismo tiempo y sin buscarlo, se cargará de connotaciones y de una lectura única de aquello que nos rodea o nos constituye.

Novelas
    • El hoy es malo pero el mañana es mío, 2017

      Lo que se cuenta en esta novela es una historia de amor y guerra que deriva en los modos de sobrevivencia que debe adoptar Vidal Lamarca, el protagonista, para atravesar los años turbios de la dictadura. Acabada la guerra, Vidal Lamarca, un joven anarquista utópico, sufrirá una drástica metamorfosis muy parecida a la del animal que se mimetiza con su entorno para no ser depredado y... Leer más

    • Palabras insensatas que tú comprenderás, 2012

      No hay dos mujeres iguales, pero la azarosa trayectoria de Luisa Lasarte evoca en lo esencial a la de María Lejárraga, la escritora de nuestro feminismo histórico cuya firma como autora fue usurpada por su propio marido. Scott Cover, un profesor norteamericano afincado en un pueblo del Mediterráneo a la espera de un turbio proceso judicial, caerá bajo el influjo de la extraña fascinación que desprende Luisa Lasarte y la ayudará a recuperar el protagonismo de su vida.. Leer más

    • Tras la mirada, 2003

      La mirada obsesiva sobre una espalda de mujer es el desencadenante de distintos modos de pasión que hacen vivir al protagonista ese tipo de perplejidades ante las que cualquier persona está siempre sola. El amor adolescente y el vivido en la edad adulta, la incomunicación o la venganza son los temas sobre los que Salvador Compán hace girar esta sorprendente historia, acompañado por un lenguaje creativo, que busca la exactitud y la evocación... Leer más

    • Cuaderno de viaje, 2000

      En 1874, en una España que se resiste a abandonar el Romanticismo, un escritor de poca fortuna es llamado a la Sierra de Cazorla por un pariente lejano. La carta es ambigua en la definición del trabajo que tendrá qeu hacer allí y, a la vez, liberadora, pues supone una oportunidad para huir de Madrid, recién tomada por los artilleros de Pavía... Leer más

    • Un trozo de jardín, 1999

      Casi un siglo después de su construcción, un carmen en el Albaicín granadino conserva los vestigios de un amor tan apasionado como infructuoso, el de Casta Cabezas por Ángel Ganivet, y la pintura al fresco de una de sus paredes -un trampantojo- aún parece ocultar un secreto de aquella época. La restauración del trampantojo no sólo irá desvelando los detalles de aquella relación, sino que traslucirá -como si de un juego de espejos se tratara- los sentimientos de los protagonistas, que cien años después... Leer más

    • Madrugada (Crónica de espejos), 1996

      Crónica de Espejos es un relato contado con aires de novela negra que nos introduce en un mundo, fascinante por su intensidad, donde el amor, el azar y la venganza cruzan sus espejos para convertir una primavera sevillana en un laberinto. La realidad y la ficción, el suelo y la vigilia, se van mezclando en la cabeza de un hombre que vive la pesadilla de tener que matar. Desde el punto de vista de los dos personajes centrales, con un lenguaje ágil y exacto, el autor nos atrapa en un texto... Leer más

    • El Guadalquivir no llega hasta el mar, 1990

      En la noche de San Juan de 1872, deben manifestarse en la mayor parte de las ciudades andaluzas los conjurados anarquistas. Desde Úbeda, un grupo de libertarios armados recorre el valle del Guadalquivir con la intención de llegar a Sevilla mientras envían emisarios a sus correligionarios de la Región Andaluza y, entre esporádicos combates, va extendiendo la consigna del modo y día precisos de la revolución... Leer más

Libro de relatos
    • Cuídate de los poemas de amor, 2007

      Cuídate de los poemas de amor reúne por primera vez los relatos de Salvador Compán. El prestigioso novelista nos brinda en esta ocasión catorce narraciones que giran en torno a un tema que es una constante en su obra: el deseo y su extraordinario poder de metamorfosis. Porque es el deseo, en casi todas sus gamas y vertientes, lo que recorre estas historias: desde el amor a la avaricia, desde el afán de perfección a la búsqueda de la libertad... Leer más

Ensayo
    • Jaén, la frontera insomne, 2007

      Salvador Compán se ha acercado a su tierra para describirla en un libro de marcado tono personal donde las referencias a la historia, el arte o la literatura se entrecruzan con los recuerdos del autor para ofrecer el apasionante panorama de uno de los territorios más hermosos de la península, cuyo protagonismo histórico ha estado ligado a los momentos de reajuste o fricción... Leer más